(Re)Descubriendo el Diafragma

Hace ya un tiempo, cuando escribí la entrada de La (sufrida) cadena posterior, hubo un comentario en el que me preguntaban por un músculo: el DIAFRAGMA. Y digo el diafragma en mayúsculas porque es EL MÚSCULO. Tan importante considero que es, que fijaos lo que he tardado en escribir algo sobre él.

Escribir sobre el diafragma es como cuando te toca presentar a alguna eminencia, una de esas personas que tienen un currículum de 300 páginas y solo tienes 3 minutos para hacerlo. ¿Con qué te quedas? ¿Cómo puedes resaltar lo más importante? ¿qué no debes olvidar decir?

Pues así llevo yo todo este tiempo. No ha sido una tarea fácil, de hecho cuento con que me dejaré cosas en el tintero, pero si algo destaco del 2.0 es la posibilidad de interactuar y aprender, así que toda aportación será bienvenida.

El diafragma ha conseguido hacerse popular principalmente por ser el músculo protagonista en la respiración y en el hipo, pero ¿dónde está y qué hace realmente este músculo?

Es un músculo que literalmente, nos parte por la mitad. Tradicionalmente se ha descrito como un músculo en forma de paraguas o de paracaídas que divide el tronco en dos partes, el tórax y el abdomen.

Pero este paraguas no es un paraguas al uso, es un “paraguas para dos”, con sus dos cúpulas que protege de la “lluvia” (los pulmones y el corazón) a nuestra romántica pareja formada por el hígado (a la derecha) y el estómago (a la izquierda).

Imagen

Imagen

Y ¿a quien no le ha pasado que paseando en un día de lluvia, ha llegado un golpe de viento y le ha roto el paraguas?

Para evitar esto, nuestro intrépido diafragma se inserta en “todo lo que tiene alrededor”, el reborde costal por delante y por los laterales y en las vértebras dorsales y lumbares por detrás. En algunos puntos, estos “anclajes” son especiales:

–       En la 7ª-8ª-9ª costillas se ancla en el cartílago que une estas costillas con el esternón (articulación condrocostal) y en este punto se fusiona con otro músculo muy importante y del que hablaremos posteriormente: el transverso del abdomen.

–       Otro de los problemas que plantean los paraguas, es que siempre terminamos con la parte baja de la espalda mojada (o mochila, si la llevamos), pues bien, para evitarlo el diafragma por detrás se inserta más bajo que por delante, es un “paraguas con cola”, esta cola la forman los Pilares del Diafragma.

Imagen El derecho es más largo y llega hasta L3 (la tercera vértebra lumbar) y en cambio el izquierdo llega hasta L2.

Entonces, ¿podemos atrevernos a afirmar que un problema de diafragma pueda provocar alteraciones lumbares?

 Desde estas inserciones periféricas, y como si de un verdadero paraguas se tratara, las fibras musculares convergen en el centro, formando un refuerzo en forma de trébol, compuesto por tejido conjuntivo, duro e inelástico: El centro frénico.

Imagen

Imagen Visto así, parece que el diafragma separe realmente la mitad superior e inferior del cuerpo, pero el corazón y los pulmones están por encima de este y como sabemos, la sangre oxigenada llega a todos los lugares.

Esto es así porque somos como una casa de dos pisos, en la que el techo de la primera planta (que a su vez, es el suelo de la segunda), permite que pasen los cables eléctricos, tuberías, internet…

Imagen

 En el diafragma estos “pasos” se llaman Hiatos, y a parte de para dejar paso, tienen una estructura estratégica. Los principales son:

–       Hiato esofágico: Este deja pasar el esófago para llegar al estómago. Es peculiar, porque está formado por fibras musculares, que funcionan de un modo muy inteligente. Cuando el diafragma se mueve para que podamos respirar “aplasta” al estómago, lo que provocaría que la comida volviera a salir , pero estas fibras están colocadas de tal manera, que cuanto más baja el diafragma, mas aprietan (estrangulan) el esófago, de modo que la comida no puede salir.

¿Tendrá algo que ver el tono del diafragma con las famosas hernias de hiato?

–       Hiato Aórtico: Está entre los dos pilares del diafragma, y deja pasar a la aorta. Al contrario que el anterior, este es fibroso, no se mueve. Precisamente porque aquí buscamos el efecto contrario: que sea cual sea la posición del diafragma, la arteria no se estrangule.

–       Hiato de la Vena Cava Inferior: Es el orificio que permite el paso de la vena que recoge la sangre de la parte inferior del cuerpo, y como supondréis, también tiene una curiosidad: la vena está pegada a las fibras del diafragma, de modo que cuando inspiramos y las fibras se estiran, el orificio se abre y deja pasar la sangre y cuando espiramos se cierra, facilitando así el retorno venoso.

¿Afirmamos entonces, que un diafragma bloqueado puede ser un factor predisponente en problemas circulatorios?

Ahora ya sabemos más o menos quién es el diafragma, pero ¿sabemos qué misión tiene en el cuerpo? Como ya hemos dicho, el diafragma es el músculo de la respiración, pero ni este es el único músculo que nos ayuda a respirar, ni la respiración es la única función que tiene el diafragma.

Como ya vimos en la entrada de La (sufrida) Cadena Posterior, una de las ayudas para mantenernos de pie es el apoyo en dos grandes balones, el torácico y el abdominal, separados por el diafragma, que además deben estar en equilibrio para que podamos respirar.

Imagen

El balón torácico mantiene su presión gracias a la pleura, la parrilla costal, los músculos intercostales…, pero es un espacio casi cerrado por componentes óseos (porque a parte, tiene que cumplir la función de protección). La variación de presión en esta cavidad depende casi exclusivamente, del diafragma.

En condiciones neutras, la presión de esta cavidad, es igual a la atmosférica o incluso un poco mayor. Por eso, cuando abrimos la boca no nos entra aire dentro.

Nuestro tórax funciona igual que una jeringa, donde el diafragma es el émbolo. En la inspiración, tiramos del émbolo (diafragma) aumentando el espacio en la cavidad torácica, al aumentar el espacio la presión disminuye y el aire se “cuela” dentro de los pulmones.

Cuando el diafragma se relaja y sube, vuelve a aumentar la presión y el aire sale hasta que la presión dentro y fuera de la cavidad se iguala. La espiración es pasiva, el diafragma se relaja y nosotros nos deshinchamos como si fuéramos un globo.

Imagen

El Balón Abdominal, en cambio, está formado por paredes blandas, compuestas por músculo:

Por arriba el Diafragma, los laterales, sobre todo por el músculo Transverso del Abdomen y el suelo por la Musculatura del Suelo Pélvico.

Imagen

Son estos músculos los que mantienen la denominada “presión intraabdominal” que está en intima relación con la “presión torácica”, pues tienen un elemento en común: el DIAFRAGMA.

Entramos aquí en un punto importante, el diafragma debe bajar lo suficiente para que el aire pueda entrar en los pulmones, pero no tanto como para “dañar” las vísceras abdominales. Sale aquí a escena el músculo Transverso del Abdomen, que es el jefe del diafragma, básicamente le dice hasta donde tiene que bajar y si debe subir más.

Durante la inspiración, el transverso del abdomen, actúa defendiéndonos de la gran fuerza del diafragma, le ofrece resistencia y por otro lado dirige las presiones hacia abajo y hacia atrás donde el “suelo” (el suelo pélvico) es más fuerte.

Imagen

Durante la espiración forzada, esa que hacemos cuando realizamos ejercicio o cuando alguien nos pide que soplemos, la pared lateral, se contrae ejerciendo de faja y empuja al diafragma hacia arriba. Lo que nos ayudará a expulsar más aire. Como podemos ver en la imagen del globo, no solo sube el diafragma, sino que el suelo pélvico baja, es por ello que existe una activación automática de la musculatura del suelo pélvico durante la contracción del transverso (1)(2).

Imagen

Estos tres últimos elementos en conjunto (el balón abdominal) trabajan juntos para modular la presión intraabdominal y por consiguiente para dar la estabilidad de la que hablábamos en la entrada de la cadena posterior.

Pero no solo eso, el diafragma también actúa de “masajeador” visceral, con su movimiento de ascenso y descenso bombea las vísceras, contribuyendo a su movilidad.

Imagen

Aunque la entrada a quedado larga, he pretendido destacar la gran cantidad de funciones que tiene el diafragma además de la respiratoria y con ello reflexionar sobre si tratamos en la clínica a este músculo como realmente se merece:

–       Problemas posturales

–       Respiratorios

–       Viscerales

–       Lumbares-Dorsales (y por ende cervicales)

–       Alteraciones del Suelo Pélvico

–       Problemas circulatorios.

Ante esto, ¿sería exagerado decir que deberíamos valorar/tratar el diafragma en cada un@ de nuestr@s pacientes?

Bibliografía:

(1) Neumann P, Gill V. Pelvic floor and abdominal muscle interaction: EMG activity and intra-abdominal pressure. Int Urogynecol J Pelvic Floor Dysfunct 2002 APR;13(2):125-132.

(2) Talasz H, Kremser C, Kofler M, Kalchschmid E, Lechleitner M, Rudisch A. Phase-locked parallel movement of diaphragm and pelvic floor during breathing and coughing-a dynamic MRI investigation in healthy females. International Urogynecology Journal 2011 JAN;22(1):61-68.

18 comentarios
  1. ÓskarHR (@scariosHR)
    ÓskarHR (@scariosHR) Dice:

    Grande guapa, eres muy grande.

    Lo primero que me han dado ganas es de comprarme un paraguas para dos con cola… lo que no se es como se plegaría eso, igual requiere un transporte aparte jaja.

    Muy buena explicación y muy completa. Gracias por responder a la pregunta de una forma tan extensa y cuidada.

    Responder
  2. Libertad
    Libertad Dice:

    Como siempre muy didáctico, en mi caso he abierto la boca, jajajaja para darme cuenta de la acción-reacción, en referencia a la entrada de aire.
    Gran trabajo y como no, ¡Enhorabuena!

    Responder
  3. Enrique Cano Deltell (@canodeltell)
    Enrique Cano Deltell (@canodeltell) Dice:

    Una vez más se nota la “Guirao’s Influence”, pero mira que te diga…si nos hubieran explicado así la Anatomía…otro diafragma nos cantaría¡¡ Enhorabuena por el trabajo reallizado Fely, haces que más de uno estemos pendiente de para cuándo la siguiente subida…
    Pero como puedes suponer tengo que meter el hocico, y hay otra parte que casi siempre se nos olvida…la EMOCIONAL. ¿A que cuando estamos nerviosos por algún tema…se nos hace el famoso “nudo en el estómago”, o “no nos entra la comida”? ¿Estará el diafragma detrás de todo esto? En efecto, es una parte del cuerpo que somatiza muchísimo de lo que nos pasa a lo largo de nuestra vida y que se manifiesta en fallos en el cierre del hiato esofágico con los consecuentes ardores o hernia de hiato…entre otras cosas.
    Hay un dato interesante del diafragma y es que como bien apuntaste en la entrada de la Fascia, sólo hay una y conecta todo el cuerpo internamente, pues bien, las fibras del pericardio penetran en el diafragma por arriba y contribuyen a la fascia interior del diafragma (1)…
    No es por tanto raro pensara que esos nervios pueden producir taquicardia y que a través de la fascia, corazón y diafragma están íntimamente relacionados.
    Coincido plenamente con Juan Torres en que el Diafragma es un músculo que hay que tratar…aunque el paciente venga a la consulta con un esguince de tobillo; y es que…todo en el cuerpo está conectado…así que nunca está de más tratarlo.
    Desde el punto de vista de la Terapia Cráneo Sacral, el Diafragma es uno de “diafragmas transversales” que tenemos en el cuerpo: el Diafragma Respiratorio y que provoca muchas restricciones a todos los niveles. Es muy fácil de tratar y muy agradecido y ¿Sabéis cuál es uno de los síntomas de liberación del músculo diafragma? UN SUSPIRO¡¡ Así que la próxima vez que susperéis pensad que estáis liberando a través del diafragma una energía que sobra en vuestro cuerpo.
    POr cierto, ¿sabes cuál es otro de esos diafragmas? BINGO¡¡¡ Tu amado diafragma pélvico, con todos sus musculitos y aparatitos incluidos.
    Otra vez más, enhorabuena¡¡¡

    (1) John E. Upledger, Terapia Cráneosacra I. Ed Paidotribo. Pag75

    Responder
    • FeliFisio
      FeliFisio Dice:

      Ante de nada Gracias, pero he de decirte que… ¡¡¡Ya has metido el dedo en la llaga, (o en el diafragma)!!. Esta era una de las cosas que me esperaba que pasaran, que alguien me dijera que me he “olvidado” de la parte emocional. Realmente ha sido un olvido a medias. He decidido obviarla por dos cosas, la primera de ellas es que la entrada era ya de por sí demasiado extensa y si nos metemos en emoción nos perdemos.
      Y la segunda, es que la evidencia científica todavía no tiene una respuesta contundente, y para evitar la lucha ciencia-pseudociencia, he decidido no “pillarme los dedos”.
      Si me preguntas directamente que si creo que tiene relación, mi respuesta es que si hablamos de diafragma la emoción tiene una relación directa: primeramente por los centros de control respiratorio: en concreto el Centro Neumotáxico y su relación con el diafragma y la Amigdala. Por otro lado, por el control simpático y parasimpático, que no son otra cosa que respuestas emocionales. Si queremos ser un poco más estructurales, en cualquier atlas podemos ver, la situación del Plexo Celíaco (o Solar), justo en el Tronco Celíaco, entre los dos pilares del diafragma… Presuponemos entonces que están en relación directa y por ende, se influyen mutuamente. Y aquí ya hablamos de opiniones, sería interesante mirar la evidencia de esto que hablamos.

      Un abrazo!!!

      Responder
      • Marisa
        Marisa Dice:

        Hola. Yo tengo paralisis del diafragma izquierdo x neuropatia del nervio frenico x herpes.Tengo problemas respiratorios y gastricos. Q otros problemas me puede acaerrar? Ya no puedo hacer gimnasia. Ni caminar sin mareaerme. Ni permanecer bajo el agua x mucho rato. Ni en piscinas calientes o mucho rato bajo la ducha caliente. Tengo taquicardias a veces con mareos. Debo dormir solo sobre mi lado izquierdo xq sobre mi lado derecho me sofoco. Realmente es muy complicada mi vida. He subido mucho de peso x sedentarismo y me cuesta mucho hacer dieta. Q puedo hacer para mejorar.recien cumpli 60 anos y esto es una tortura.gracias.Marisa

        Responder
  4. Teresa Martínez Vila
    Teresa Martínez Vila Dice:

    Me encanto lo k leí esta de maravilla y lo mejor de todo es k es muy cierto. A mi me da clases Teresa Fernández, una eminencia en este terreno,a parte me gustan las clases porque se fija en cada uno y nos exige lo k realmente podemos dar de nosotros nos explica los ejercicios y nos comenta pata k sirven y lo k nos hacen.

    Responder
  5. Lic. Claudia Vera
    Lic. Claudia Vera Dice:

    Gracias Felicidad!!!es tan clara tu explicación y fascinante que se lo he pasado a todas mis alumnas y colegas para que lo lean!!! esto despierta el interés para seguir leyendo…
    nuevamente gracias…

    Responder
  6. Lorena
    Lorena Dice:

    Enhorabuena por el artículo, muy gráfico!! A mí me gusta dar a los pacientes referencias visuales con las que comparar, ya que creo que esto facilita mucho el que se integren las sensaciones corporales. En cuanto a tu pregunta de si es exagerado trabajar el diafragma en todos los pacientes, yo diría que no, aunque he de reconocer que hay pacientes en los que se intuye (o se ven claramente), tensiones de origen emocional en los que me da miedo “tirar del hilo”. Es decir, en estos casos me da miedo que al liberar el diafragma esté movilizando emociones que luego no sepa ayudar a canalizar al paciente. Un saludo y enhorabuena de nuevo.

    Responder
    • FeliFisio
      FeliFisio Dice:

      A mi me pasa lo mismo, en ocasiones pienso que es mejor estarse quieto, porque en mi opinión somos, ante todo, fisioterapeutas. Y a veces me planteo hasta que punto tenemos derecho a entrar tan dentro de una persona sin su consentimiento. Y por otro lado, si tenemos las herramientas necesarias como para vehiculizar luego estas reacciones. Reflexionando un poco, puede que a veces nos “colemos” en ese aspecto

      Responder
  7. Ricardojara@live.cl
    Ricardojara@live.cl Dice:

    Muy buena publicación, súper completa (la mas completa que he pillado hasta ahora en internet) yo no soy fisioterapeuta, pero por mi propio bien he logrado aprender bastante, últimamente he estado obsesionado con el principio de tensegridad, y esta pareja de diafragmas (diafragma y suelo pélvico) que al parecer son de lo mas importante en el cuerpo, junto con estudiar algunas artes chinas, y ciencias deportivas, que consideran a esta pareja de músculos en sus ejercicios (tanto físicos como energéticos) solo me queda una duda con respecto a lo que publicas, es el transverso del abdomen realmente el que cumple la función de “estabilización” y espiración, o el suelo pélvico tiene un rol predominante, yo en lo personal a modo de exploración he probado de todo para mejorar mis sensaciones, equilibrio, estabilidad, movilidad, comodidad etc, y en los momentos que mejor me he sentido en el diario vivir, ha sido coordinando mis diafragmas con la respiración de forma voluntaria, ahora en cada inhalación el abdomen se hincha y al mantener el diafragma activo o bajo, es normal, la cavidad abdominal se ensancha en 360 grados, etc.. en fin sin alargarme mas me gustaría tu opinión al respecto, esta mal hacer esto a voluntad? como puedo aprender ese patrón, mas que por repetición (ya que aveces se me olvida y mi cuerpo reacciona de forma extraña) debo concentrarme mas en el transverso o en el suelo pélvico? mi suelo pélvico debe estar siempre activo o es normal relajarlo… me encantaría y realmente necesito tu opinión, un saludo y un abrazo :3

    Responder
  8. stefani
    stefani Dice:

    Hola,tengo constantemente el estomago cerrado me cuesta inspirar y siento que al expirar no suelto todo además de tener la parte izquierda abdominal mas endurecida,los médicos solo me hablan de somatizaciones y me recetan benzodiacepinas pero la mejora es muy leve y por unas horas, ya no se que hacer a todo esto se suma un sentimiento de rabia y tristeza pero no puedo expresarla,mI mayor molestia es esa especie de sensación de tener la boca del estomago pellizcada lo que me dificulta comer con normalidad (no tngo hernia de yato) a parte tambien me molesta al reír toser, llorar..

    Responder
  9. Elvira
    Elvira Dice:

    Hola, esta tarde empecé a notar que me dolía el diafragma al tocar siento que me duele alrededor de él las costas ambos lados, llevo varios meses con fuerte dolor en ingle derecha culo y parte del muslo perjudicandome más al andar que me dobla. Y en la axila izquierda y hombro hasta la espalda y el codo. Porque puede ser estoy tranquila relajada mañana voy al médico. Gracias

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.