Colaborando con la Universidad de Sevilla

Como ya sabéis los que me seguís por redes sociales (y los que no lo hagáis podéis hacerlo aquí), ayer me hice casi 450km para ir a Sevilla a colaborar en el Master de Formación y Orientación Laboral. Formé parte de una Mesa Redonda, donde participaron otras personas que también habían emprendido su propio negocio. Esta participación se encuadraba dentro de un proyecto innovador que acaba con la división academia-mundo real, que durante tanto tiempo he criticado.

Los alumnos de este Master serán, en algún momento, los que asesorarán a otras personas que quieran emprender, y por eso la profesora de esta asignatura decidió (muy bien decidido, en mi opinión), que sería interesante que personas emprendedoras fuéramos allí, a contar nuestra trayectoria, las dificultades a las que nos habíamos enfrentado en el camino, los vacíos que habíamos encontrado, y todo lo que creíamos que nos faltaba por recorrer.

La experiencia fue doblemente gratificante, por un lado el grupo de alumnos se mostró muy interesado, fue muy participativo y nos frieron a preguntas. Cosa que me encantó, porque me sentí muy cómoda contándoles lo que había sido mi “aventura empresarial”.

Por otro lado, el enriquecimiento personal que me llevé fue enorme, si no llega a ser por esta actividad, no me habría parado a pensar cómo he llegado a donde estoy, cuales son mis objetivos, definir sentimientos, miedos, alegrías… A veces, la inercia del negocio es la que nos dirige la mirada hacia delante, a crear, a elaborar nuevos proyectos, y no volvemos la vista atrás para saber de dónde venimos, lo que hemos crecido en estos años, como hemos cambiado… y fue alucinante pararme a pensar que yo en 2011 estaba tranquilamente estudiando Antropología Social y de repente… MONTÉ UNA CLINICA. ¡¡Solo han pasado 5 años!! Y vaya 5 años…

Otra de las cosas que valoro, es haberme encontrado con otras personas que también han emprendido y darme cuenta que tienen mis mismos miedos, que compartimos frustraciones y, en definitiva, que compartimos pasión y locura.

De la Jornada extraigo bastantes conclusiones:

  • La primera es que emprender en España no es fácil (no voy a entrar en cómo es en otros países) y que la burocracia es lo que nos sentir más perdidos.
  • Los Centros de Atención al Emprendedor, Cámaras de Comercio, Asociaciones de Empresarios y un largo etcétera, cumplen una gran labor, pero parten de que tenemos unos conocimientos que no tenemos:  Algo que resaltamos todos es que cuando fuimos a asesorarnos, lo primero que nos dijeron fue, ¿tienes un plan de empresa? Y a nuestra mente vino la pregunta.. ¿un qué?, y a esa le siguieron mil más: ¿qué te haga una estimación de ingresos del primer año? ¡¡Y yo que se qué voy a ganar!! ¿qué te haga un plan de viabilidad?. Y flojean a la hora de ayudar a responder esas preguntas.
  • Que desde las Universidades no se nos forma para el autoempleo: En cualquier FP, sea de lo que sea, existe la famosa FOL (Formación y Orientación Laboral) y en la educación superior no la tenemos ni como Optativa.
  • Que hay mucha diferencia entre ser un Empresario y Autoemplearse. Para resumir, los últimos somos unos “pringaos”, felices y apasionados, pero pringaos.

Ya en la ronda de preguntas, me pidieron que diera algún consejo a alguien que quisiera emprender… ¡ja! ¡¡como si yo fuera una experta en esto del emprendimiento!! Si yo estoy para que me den consejos a mi.

Pero desde mi humilde experiencia, si tuviera que resumir un poco, a parte de los consejos típicos de paciencia, trabajo duro, tolerancia a la frustración… que todos sabemos, yo añadiría:

  • Dejar tiempo para el ocio desde el principio, porque nuestra pasión por el trabajo, y por crear, nos absorbe tanto que, a veces, levantamos la cabeza y nos damos cuenta que se nos está olvidando vivir.
  • Tener siempre una constante a quien volver, alguien (o alguienes) que te aporte estabilidad en tu mundo de caos creativo: tu perro, tus padres, tu novio, tus amigos… apoyos donde ir a contar tus miedos y tus alegrías, y que te recuerden porqué te metiste en este “fregao”, cuando te sientas perdido.
  • Y sobre todo, y para mi lo más importante, no creer nunca que no te queda nada por aprender. Creo que en el momento que creas que lo sabes todo, es cuando tu éxito se empezará a desinflar.

Haciendo un poco de balance, yo fui allí a hablar de mi experiencia, y no se hasta que punto aprendieron de ella. Lo que si tengo muy claro es que fui yo la aprendí mucho de sus preguntas y sus intervenciones me hicieron reflexionar mucho acerca de mi proceso empresarial. ¡¡Un diez a la experiencia!!

P60314-161858

Aqui me tenéis ejerciendo de abuela cebolletas y contando mi experiencia.

 Desde aquí quiero agradecer a Inma Martínez que se acordara de mi para este proyecto. ¡¡MUCHAS GRACIAS!!

http://www.felicidadrodriguez.com/

1 comentario
  1. María de los Ángeles
    María de los Ángeles Dice:

    Me gusta tu trabajo, tu experiencia, incluso me gusta tu inseguridad, que cada vez cede más espacio a los dos primeros. Feli, eres maravillosa.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *